Futuro, pasado y presente de la escalada Olímpica

0
980
En este artículo he reunido a tres importantes personajes en
lo que se refiere a la competencia a nivel hispanoamericano, que nos cuentan cuál
es su opinión con respecto a la entrada de la escalada a los juegos olímpicos. Estas
opiniones merecen toda la atención, pues aclaran la letra chica de lo que será la
participación de la escalada, y que no todo lo que brilla es oro. Una buena y entretenida
lectura que deberías hacer. Hay un muy buen análisis de lo que se viene para Latinoamérica
y lo que será la escalada como “espectáculo”

 
Carlos Cabrera (español) es un importante entrenador de
escalada, residente en Suecia, quien ha usado de manera muy profesional, con
muy buenos resultados en el pasado en la selección adulta y juvenil de escalada
en Suecia. Él se refiere así:

“La noticia en estos
días parece haber suscitado muchas especulaciones. La IFSC no ha concretado
cual será el formato de competición. A mi juicio habrá que esperar a que se dé
a conocer plenamente el formato y los criterios de selección antes de especular
sobre sus posibles pros y contras. Como entrenador veo un reto muy interesante
dada la complejidad de combinar la escalada en bloque, vías

y velocidad. En un
ámbito general no veo muchos cambios en el futuro. Es común entre las opiniones
que he podido ver, pensar que habrá una entrada masiva de dinero y que el
deporte se comercialice, a la par de “politizarse” con la llegada a los Juegos
Olímpicos. Recordemos que la escalada es uno de los deportes que ya está en una
fase de gran crecimiento con un aumento en rocódromos en Europa y USA de
aproximadamente un 10%. La presencia de compañías outdoor ya se hace notar con
la entrada de gigantes como Adidas y Red Bull entre otros, así como la entrada
de capital de riesgo en rocódromos y compañías constructoras de estos. A nivel
federativo, las federaciones establecidas ya tienen un aparato organizativo
establecido y es posible que las organizaciones incipientes en los que aún no
tienen federación reciban algún tipo de ayuda. El deporte que yo conocí a
finales de la década de los 80 ha cambiado substancialmente desde entonces y
seguirá haciéndolo al margen de la competición olímpica. Quien busque la
libertad en la roca seguirá teniendo su opción al margen de la competición. En
ese sentido los medios especializados y las bases de datos con
“scorecards”publicas han introducido cambios bastante más radicales para el
escalador recreativo que ninguna federación o reto competitivo hayan supuesto
hasta ahora.

Recordemos también el ejemplo del snowboard, que se
postulaba como un deporte que crecería abandonando su espíritu original, pero
en el que los cambios han sido leves. Tanto a nivel económico como
deportivo/social. Yo tengo cierta preocupación por el aumento, ya existente, de
escaladores en roca. No somos el único deporte que se practica mayoritariamente
en el ámbito natural, pero es probable que seamos uno de los pocos que se
desarrolla en un medio finito y degradable como lo es la roca. También tenemos
problemas, igualmente existentes, de masificación y acceso en algunas zonas. No
creo que la entrada en los Juegos Olímpicos lleve a una afluencia enorme de
nuevos escaladores en todos esos medios, acaso un aumento leve o medio, en todo
caso es un problema ya existente y delicado con o sin olimpiadas”.
 
Juan Martin Miranda (Marvin) (Argentina)  es un entrenador e investigador
fanático de todo lo relacionado a la escalada. Ha escrito mucho sobre ciencia
del entrenamiento, todo muy bien fundamentado, y ha entrenado a los mejores
escaladores en Argentina. El hace un análisis duro sobre lo que se le espera a Latinoamérica
para entrar a las olimpiadas.
La decisión de incorporar en bloque a 5 deportes nuevos en
los juegos olímpicos de Tokyo 2020 ha sido una de las noticias más importantes
de este año en lo que respecta a la escalada deportiva. Primero me gustaría
aclarar un poco acerca de esta decisión. Por primera vez, en un intento de
apertura y modernización, el COI (Comité olímpico internacional) tomó la
decisión de aceptar que la

ciudad organizadora tenga la posibilidad de incluir
otros deportes, fuera de los deportes oficiales, por esa única vez y a cargo de
la ciudad organizadora. Quiero aclarar esto porque muchos piensan que la
decisión de incluir la escalada en Tokyo es una decisión a la eternidad, y es
solo para esos juegos olímpicos De hecho los deportistas utilizaran la villa
olímpica con los mismos privilegios que los demás atletas, pero no integran la
cuota máxima de 10500 atletas que tiene un juego olímpico. Que quede claro que
ES SOLO UNA DECISION DE ACA SOLO A CUATRO AÑOS, luego veremos cómo sigue. Si se
quiere que la escalada sea deporte olímpico todos los juegos deberá seguir el
camino correspondiente para lograr insertarse como deporte olímpico (integrando
primero la short list, como ocurrió algunos años atrás y si se acepta ocupar el
lugar de algún deporte que deje de estar en los juegos). Ahora atendiendo al
gentil pedido de Rocanbolt, quiero dejar sentado mi punto de vista, aunque voy
a pararme desde tres ópticas distintas: desde un punto de vista
federativo/organizativo, como escalador y como entrenador. Poniéndome en el
ejemplo que plantea Rocanbolt comparando los deportes de raqueta/paleta y
pelotita, si una hipotética federación de esos deportes (tenis de mesa, bádminton
y tenis) que no estuviese en los juegos olímpicos y tuviera la misma
posibilidad que la escalada, debería tomar exactamente la misma decisión que
tomo IFSC al incluir las tres disciplinas en carácter de triatlón. ¿En qué me
baso para afirmar esto? En primer lugar, existen algunos condicionantes: la
cuota de participantes es acotada (40 ambos sexos), la cuota de medallas
también (2 oros, si se informan un poco aquí también hay algunas diferencias
con los deportes olímpicos propiamente dichos) y sobre todo que es una
oportunidad única y repito solo de aquí al 2020. Después veremos…. En segundo
lugar, creo que una inclusión dentro de los JJOO permitiría que los CON
(Comités olímpicos Nacionales) y los entes gubernamentales reguladores del
deporte podrían comenzar a ver/financiar/apoyar el deporte, sobre todo en
países con poca tradición de escalada, como es el caso de la Argentina, y se me
ocurre que todo Latinoamérica (con algunas excepciones como Ecuador, Venezuela
y México). Este apoyo es el único que podrá garantizar el desarrollo del
deporte en todas las modalidades. Si se hubiese optado por una sola disciplina,
el apoyo sería exclusivamente para esa disciplina. Más adelante, si es que en
algún momento el sueño olímpico continua, la escalada es un éxito en Tokyo, se
sigue el camino correspondiente y se convierte en deporte Olímpico per se,
quienes tienen la palabra sobre que disciplina/s y en que formato (con sus
correspondientes modificaciones reglamentarias) serán los que manejen el
broadcasting de los JJOO, el COI e IFSC, pero ahora, dejemos que que todas las
disciplinas tengan un empujón. Y en tercer lugar desde el punto de vista
Federativo, y sobre todo a nivel local, y Panamericano, considero que nos
obliga a levantar el nivel con campeonatos de las tres disciplinas, tanto
Nacionales, como Sudamericanas y Panamericanas, que tanto hacen falta. No creo
que en Argentina podamos tener participación en un JJOO si no tenemos
desarrolladas dos de las tres disciplinas, una está casi ausente como es la
dificultad (siempre hablando de competiciones) y otra no existe (velocidad).
Como escalador (en contexto Latinoamericano), deportista y dedicado a
competencias (hipotético), un JJOO sería la mayor ambición, con todas las
posibilidades que se abren en el camino, de becas, de entrenamientos, de
intercambios y de viajes a competencias para medirse al mayor nivel. No hay
nada que sea más beneficioso que un apoyo gubernamental al deporte y a los
deportistas. Pero no nos confundamos, el escalador dedicado al deporte, en
paredes artificiales y enfocado en la competencia. Para el que le gusta la roca
no creo que haya diferencia si el deporte es olímpico o no, solo que habrá más
medios para entrenar, mas entrenadores, y más nivel, considerando a los
escaladores competidores. En cuanto a la masividad del deporte en las zonas de
escalada… No va a pasar nada, no se va a sumar mucha gente a la actividad,
solo tendrá sus momentos de fama si es que llega algún representante
Latinoamericano a clasificar. Obviamente que dedicarse a las tres modalidades
no sería de mi agrado, pero en el contexto argentino y con la necesidad de un
mínimo de 10 o 15 años de desarrollo de la escalada a futuro no me preocuparía
demasiado por lo que pase en Tokyo, si buscaría acercarme a las otras
modalidades en las cual no me especializo. Pero el panorama a largo plazo es
que no tendría sentido un triatlón en los campeonatos y copas del mundo tal
cual hay hasta ahora. Deberíamos aprovechar la envión para seguir mejorando en
las modalidades escogidas por cada uno. Y por último como entrenador, si es que
se comienza a ver una perspectiva de clasificación (criterios, fechas,
desarrollo de infraestructura necesaria, becas, etc.), definitivamente se abre
un campo apasionante y lleno de desafíos que me motivan muchísimo. Potenciar a
un atleta en tantas capacidades y en disciplinas dispares se convierte en un
reto complejo. Habrá Siempre desde una perspectiva competitiva, los
entrenadores exprimimos al máximo el reglamento de la disciplina y nos atenemos
a él, así que habrá que adaptarse en el caso de los escaladores que decidan
optar por el triatlón. ¡Quienes no quieran hacerlo, pues bien seguiremos con
cada una de las disciplinas como hasta ahora!!! Lo que si veo interesante el
desarrollo de la escalada a nivel de la educación física, y el desarrollo de
competencias locales, regionales locales de las tres modalidades, ampliando la
selección de talentos y desarrollando y potenciando la actividad. Por último y
como espectador, puede ser atractivo, pero ya se verá, quienes comanda en
broadcasting tendrán un gran desafío para que la escalada sea atractiva para el
público, sobre todo para los NO fanáticos y los que no conocen del tema. Y si
no nos gusta a los espectadores, siempre tendremos la posibilidad de ver las
copas y campeonatos de la disciplina que queramos. Como conclusión, en el
contexto donde vivo y trabajo la inclusión en los JJOO me parece completamente
acertada, y creo que potencia el desarrollo de la escalada que por tantos años
venimos trabajando, y esto va a ser un gran empujón que nos va a beneficiar a
todos. Relájense, que los tiempos que vienen serán mejores”.

Juan José Fernández (Chile), es un escalador chileno, que durante
loso años llevo la escalada de

dificultad a lo máximo en Chile. Casi todas las
vías sobre el 8c fueron equipadas y encadenadas por él en esos años y fue de
los primeros escaladores chilenos que sistematizo su entrenamiento para llegar
a ser campeón panamericano por 5 años consecutivos. Actualmente vive de la
escalada, siendo uno de los dueños de CasaBoulder y organizando los Masters de
TNF por casi 10 años.

“No puedo
decir que es mejor ni peor, solo puedo imaginar que, gracias a este
cambio, la escalada de competencia podrá llegar a tener hasta 20 veces más de
recursos económicos que antes, ya sean del estado o de otra institución y que
servirán para mejorar y crear más escuelas, también para mejores centros
de entrenamiento y mayor participación en competencias
internacionales. Seguramente se abrirán más espacios de escalada públicos
y se generarán nuevas escuelas a lo largo del país.  Capaz que de una vez por todas
los directores de colegios conservadores entiendan que la escalada es un
deporte pionero en la formación del alumno y den el espacio a la creación de
más talleres de escalada. Tal vez ahora algunos padres puedan pensar que la
escalada no es solo para jipis, que también es alternativa para que sus hijos
se desarrollen y sean felices…. Definitivamente hay mil razones positivas que
pueden surgir a partir del ingreso de la escalada a las olimpiadas.
Pero hay
que tener ojo con el lado “B” del asunto; no nos contagiemos de los otros
deportes olímpicos que están llenos de vicios y mafias. Que no crezca la
competencia desleal, esa que no se fija en cómo hacer las cosas y que lo único
que importa es ganar. Que nuestros escaladores estrellas se nutran con sus
entrenamientos, viajes y recursos, pero que nunca olviden a sus orígenes, a sus
amigos, a los futuros escaladores y que puedan devolver el apoyo a la
comunidad. Ojalá que ningún escalador le siga la corriente a estos dirigentes absurdos
que insisten en meter la velocidad en la escalada, cuando está más que
comprobado que lo rápido pierde calidad y la escalada solo busca la perfección
del movimiento, eficacia, eficiencia y que su esencia son los detalles y la
dificultad, no la rapidez de estos. Ojalá que más escaladores fanáticos puedan
hacer carrera con la escalada que es su pasión y así destronar a los
dinosaurios o lapas chupa sangre que hoy en día dirigen la escalada en niveles
de federaciones y que no tienen ni idea de lo que es ser un escalador fanático
y de lo que nos mueve.
En
resumen, aprovechemos al máximo los recursos que este cambio traerá y al mismo
tiempo sigamos moviéndonos por lo que nos gusta “escalar, compartir,
perfeccionar, mejorar, aprender, enseñar, respetar, asombrarnos, etc.”. No
caigamos en seguir el camino de otros deportes donde los temas importantes son
records, dinero, doping, frivolidades, ego y unas pocas cosas interesantes.
Salgamos a la roca para enfrentar los desafíos que nos propone la naturaleza,
salgamos a la naturaleza para enfrentar nuestras dificultades. No alucinemos
porque la escalada tenga más protagonismo en la tv, redes sociales, prensa,
etc. Y mantengámosla simple y valiosa para cada uno de nosotros. 

 

Mejoremos
la participación de la escalada en las olimpiadas manteniendo solo las
modalidades reales: Boulder y Dificultad. Fuera la velocidad ya que esto es
solo un invento para atraer al que no escala y desvirtúa la esencia de la
escalada. Digamos “NO” cuando no queremos escalar y guardemos energía para
cuando realmente nos interesa encadenar o participar”.

DEJA UNA RESPUESTA