Perros en zonas de escalada – lo bueno y lo malo

0
3660

Los perros suelen ser un compañero fiel de muchos
escaladores (amigo ancestral), y para quienes poseen uno,  el amor que se puede sentir por ellos es en ocasiones
tan similar como el que se puede tener por un hijo.

Pero los perros pueden ser un  problema para muchas personas que visitan los
lugares de escalada y esto no es culpa del perro si no del dueño. Un perro mal
criado traerá consigo peleas con otros perros, robo de comida, ladridos
molestos y continuos e incluso agresión hacia otras personas. Todas estas
actitudes perrunas son 100% culpa del amo que no ha logrado enseñar de buena
manera al perro y es contra él con quien hay que hacer los descargos de los
malos modales de un perro. Desde este punto de vista si deseas llevar a tu
perro a escalar, pregúntate que tan bien criado y dominado tienes a tu perro
para que no le haga pasar un mal rato a los demás.

 

Los perros pueden llevar enfermedades caninas a zonas
naturales, pero debemos contextualizar bien esta afirmación. Es fácil generalizar
y ser un ecologista extremo (que por lo demás  demuestra ignorancia) y no darse cuenta que siempre
hay un “depende”.
Las enfermedades que pueda tener un perro también es 100%
culpa del dueño
, quien debe tener a su perro con las vacunas y desparasitaciones
periódicas. Desde este punto de vista un perro bien cuidado es un perro sano que
no anda diseminando enfermedades
y esto solo se generaliza en perros de campo
mal cuidados, por ende no metan a todos los perros en un mismo saco, y menos a
todos los dueños.
Hay parques de gran fragilidad ecológica como puede ser
ciertos parques donde precisamente no hay

escalada y sí mucho treking y con
baja afluencia de público, y  las zonas
de escalada en su gran mayoría no son el caso. Por ende hacerse el máximo protector
de la naturaleza prohibiendo perros sin tomar encuenta que los escaladores
hacen un impacto infinitamente superior es una farsa. En tal caso lo que habría
que hacer es prohibir la entrada de escaladores y de hecho ha sido asi en
ciertas zonas de escalada en Europa.

Por nombrar algunos lugares como el Arrayan donde “algunos”
abogan por la prohibición de perros, por el impacto ambiental que estos pueden
producir. Pues bien lo primero que habría que preguntarse es si los perros
locales estaban con todas sus vacunas y desparasitaciones al día. Hacer un
catastro de la población de zorros Y hacer
un estudio de impacto ambiental de los mismos escaladores. Pues seguro  los perros que visitan en ocasiones el lugar
no serían el principal problema. Y si quieren ser consecuente llevarse todos
los perros locales o sacrificarlos como  se hace en países desarrollados si no son adoptados (es ser consecuente los que se busca ¿O NO?)
Hay que saber bien contextualizar donde se lleva el perro, y
por lo menos en el 90% de las zonas de escalada en Chile, ya hay perros vagos
de antes, y la flora y fauna ya ha sido duramente intervenida por lo mismo
escaladores.
Por ende si nos ponemos a la altura de los ecologistas
extremos, lo que hay que hacer es prohibir la entrada de escaladores.
No se entienda mal,
todo entorno de naturaleza debe ser bien cuidado (no botar basura, no
dejar papeles cagados, no hacer senderos innecesarios), pero cuando se opta
para la explotación “escalistica” hay que saber muy bien que habrá impacto
ambiental por parte de los escaladores, y la idea es llevar al mínimo ese
impacto ambiental, pero la solución en el 90% de los casos no es con la prohibición
de perros.
Por último y frente a lo expuesto lo que si hay que prohibir, es a los malos dueños de perros (finalmente ellos son los culpables).

DEJA UNA RESPUESTA