Codo del escalador – reconocerla para evitarla

0
5997

Epicondilitis medial del codo, es la lesión más frecuente del codo que tiene los escaladores.

El epciondilo medial es la formación ósea del codo donde se insertan todos los tendones flexores de los dedos. Eso significa que cada vez que colgamos la fuerza no solo se aplica en la punta de nuestros dedos, sino que también en el epicondilo. En la medida que más escalamos, más forzamos esta inserción, hasta que en algún momento el sobre uso crea la lesión.

En la mayoría de los casos la aparición de dolor es muy gradual y la escalada frecuente produce lesión microscópica y que no logra reparar antes de que el tendón se someta a una presión adicional. Un ciclo de tendinosis se desarrolla y amplifica como ruptura y supera la reparación, acumulándose  microtraumatismos durante muchas semanas y meses. En la primera etapa de tendinosis, el dolor es sordo y se puede sentir sólo después de un día de escalada, sin embargo el dolor experimentado en el curso de las actividades cotidianas como abrir una puerta o lavarse el pelo es un signo de tendinosis avanzada. El sello de la tendinosis es su inicio gradual y la falta de la inflamación y la hinchazón visible.

En la escalada, epicodilitis ocurre más a menudo cerca del epicóndilo medial del tendón y se lesiona durante un máximo de tracción de un brazo en un agarre  pequeño  o en la realización de ejercicios de entrenamiento exagerado  sin experiencia de calentamiento o formación adecuada.

Una clase más sutil de la lesión en el tendón, es la paratendinitis (anteriormente denominado tenosinovitis), una inflamación y la degeneración de las capas externas del tendón y la vaina sinovial del tendón.  Paratendinitis se puede desarrollar en los tendones de los brazos y de los dedos y de acuerdo con

cualquiera delas  tendinosis o tendinitis.

Independiente la lesión que tengas, has de saber que la curación demorara un buen rato. A diferencia de los músculos, los tendones y ligamentos están mal irrigados, por lo cual la tasa de reparación es muy lenta. Desde este punto de vista se dice que al menos se requerirá unos tres meses para que las estructuras del epicondilo logren curar de buena manera. Esto por supuesto, siempre y cuando se respete los tiempos de reposo adecuados y se haga una curación activa como podría ser kinesioterapia. Las estadísticas hablan que un 80-90% de las lesiones de codo mejoran a los tres meses, pero aun queda un 10% que requería más tiempo y un porcentaje menor que tendrá que recurrir a la resolución quirúrgica.

En el tratamiento lo ideal es reposo activo, es decir no inmovilizar la articulación y ya disminuido el dolor, comenzar con ejercicios que fortalezcan de manera muy gradual la inserción.

Una manera de evitar esta lesión es hacer ejercicios de hipertrofia distintos a los que se producen al colgar de regletas o tomas abiertas. Esto se puede hacer levantando un peso al ser amarrado a un palo de escoba y con las manos subirlo al enrollar la cuerda que lo sujeta. Esto se debe a que se hipertrofia  toda la musculatura del antebrazo de manera distinta a un ejercicio isométrico, y las vectorialidad de la inserción sobre el codo cambian. Esto quiere decir que al colgarse, la tracción del codo será distinta y estos cambios en tracción a la larga refuerzan de mayor manera la inserción.

La lesión del codo es una lesión complicada y que requiere largos periodos de reposo. Trata de armarte de paciencia si es que te da, ya ante cualquier dolor para de escalar y acude a un médico. Una lesión avanzada de codo podrá significar meses de no escalar, por ende la prevención es fundamental.

Recuerda ayudarnos en nuestra pagina de Facebook haciéndote fans con un me gusta.

ROCANBOLT en FACEBOOK

DEJA UNA RESPUESTA