Tesis Lesiones mas frecuentes en escaladores – 1° parte

0
1367

Nos llena de orgullo poder presentar esta tesis, donde logramos poner nuestro grano de arena para lograr un interesante y muy bien logrado trabajo científico de incidencia de lesiones en escalada. lo hemos dividido en 4 articulos por lo extenso del trabajo. esperando quelo disfruten y aprendan tanto como nosotros les dejamos la primera parte. felicitamos a su autoras Karen Castillo Mazuelos y Constanza Vizcaíno Arismendi ambas kinesiologas.

para ver capítulos anteriores pueden pincha acá   ART1   –  ART2  – ART3ART4

 INTRODUCCIÓN

La escalada deportiva es la rama de la escalada en la cual el elemento de peligro se reduce colocando previamente puntos de protección en la roca o en el muro. Debido a que el elemento peligro es eliminado en gran parte, la dificultad física de cada subida puede ser alta. Las caídas son muy comunes y relativamente seguras. La escalada deportiva de competencia está regida por el Consejo Internacional de Escalada de Competencia (ICC) el que es constituyente de la Unión Internacional de Asociaciones de Alpinistas (UIAA).

La ICC es responsable de la administración y desarrollo de todos los aspectos del deporte de la competición internacional de escalada, y la UIAA se le ha otorgado el reconocimiento por el Comité Olímpico Internacional como miembro de la federación. (Sheel, 2004). Esta actividad se formalizó como tal a fines de 1890 dentro del campo del montañismo.

Desde la década de los ochenta esta disciplina, que hasta esos momentos se realizaba sólo en entornos naturales, comenzó a incorporar competiciones y la Federación Internacional de Escalada propulsó el diseño y construcción de prensas sintéticas, así como muros artificiales y otros elementos que permiten entrenar en situaciones similares a aquellas que se encuentran en el entorno natural. De este modo la escalada moderna aparece como una forma de práctica que pretende simular escalada en exterior (Lloveras y Alvesa, 2000).

La Escalada deportiva ha crecido exponencialmente durante la última década (Kubiak, 2006). Este deporte comienza a hacerse conocido en Chile a principios de los años noventa, especialmente gracias a la aparición de nuevos centros de escalada indoor, lo que atrajo público nuevo que vio en estos centros la posibilidad de experimentar un deporte que en la modalidad de gimnasio aparecía más fácil, accesible y seguro de aprender que en la forma tradicional. La escalada es considerada por muchos un deporte de alto riesgo, sin embargo al compararla con otros deportes, esta fama parece desdibujarse (Ver Anexo tabla 1). Por esto, realizar distinciones y especificaciones respecto de qué se refiere el concepto de “escalada” y sus diversas formas aparece como necesario. Existen distintos tipos de disciplinas que implican escalar y esto ha generado una especial dificultad para realizar estudios científicos que exploren el riesgo de lesión durante su práctica (Schöffl, 2006).

Como en todo deporte, los riesgos y las precauciones que se tomen respecto de estos afectarán sustantivamente la epidemiología de las lesiones relacionadas con su práctica. En el caso de la escalada existen diversos factores de riesgo relevantes, entre que pueden clasificarse en ambientales y aquellos que dependen del propio individuo. Los primeros pueden subdividirse en estáticos y dinámicos. Los factores de riesgo ambientales estáticos consideran la verticalidad de las paredes, altura de la ruta, grado de cohesión de los componentes (por ejemplo las posibilidades de desprendimientos de roca), la disposición de los componentes (por ejemplo la distancia entre las presas de agarre y apoyos de pies), limitaciones del campo visual y la adherencia de los componentes (por ejemplo, que tan lisa o húmeda se encuentra la pared que se escala). Los factores de riesgo ambientales dinámicos están habitualmente relacionados con la meteorología (humedad del ambiente, vientos, temperatura y otros). Sin embargo, aquellos que reflejan una mayor tasa de accidentes son los factores de riesgo que dependen de los individuos, como la falta de planificación, la falta de control motriz en situaciones de hipoxia, hipotermia, hipertermia, elementos de distracción y una alterada percepción de riesgo (Fuster y Elizalde, 1995). Pese a las dificultades para determinar el riesgo de manera precisa existen estudios, como el de Backe (2007) que determina la frecuencia de lesión, considerando que un riesgo de 4.2 por 1000 horas escaladas. Neuhof, por otra parte, encontró a 0.2 lesiones por 1000 horas de participación deportiva (2011).

Al contrastar estos resultados

con los obtenidos en investigaciones referentes a otros deportes, se observa que, quizás al contrario de la lógica popular y a pesar de la exigencia física que requiere el deporte, la escalada tiene una tasa de lesión baja. Esto se ve reflejado en la Tabla 1. En basquetbol, por ejemplo, presenta una tasa de 9.8 lesiones por 1000 horas, en handball 14.3 por 1000 horas, en fútbol tenemos 31.6 lesiones por mil horas de práctica, mientras que en rugby el riesgo de lesión es mucho mayor con un total de 283 lesiones por 1000 horas, los velocistas tienen una tasa de 5.8 lesiones por cada 1000 horas de participación (Schöffl, 2010; Hamilton, 2000). Aparece como fundamental entonces, comenzar a explorar la epidemiología relacionada con la práctica de este deporte en Santiago de Chile. Esto permite situar y contextualizar los riesgos y tipos de lesión, así como, a partir de este estudio y los siguientes, trazar directrices iniciales de prevención, diagnóstico y tratamiento.

El objetivo de este estudio es identificar y caracterizar las lesiones más frecuentes en escaladores de Santiago de Chile, así como las formas más habituales de diagnóstico y la asociación entre la presencia de lesión atribuible a la práctica de escalada y la edad cronológica, la frecuencia de práctica de escalada, el tipo de escalada realizada, el nivel de exigencia en el momento de la lesión y los años de práctica de escalada.

 PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Dada las características propias de la técnica de escalada, la existencia de movimientos repetitivos, fuerzas máximas, prolongados períodos de resistencia de prensión para los distintos tipos de agarre de gran dificultad, posiciones inclinadas y movimientos explosivos, entre otros, exponen al deportista a padecer lesiones de características particulares. Éstas se caracterizan por tener un comienzo paulatino, por lo que suelen no exigir urgente atención médica, siendo desvalorizadas por los mismos practicantes hasta ya encontrarse en estados más avanzados de lesión tisular. Las lesiones suelen revelarse cuando comienzan a afectar la práctica misma. Es necesario entonces, que los profesionales de salud se acerquen a esta actividad deportiva y observen la epidemiología de sus lesiones con el fin de utilizar dicha información para intervenir en la prevención, diagnóstico oportuno y tratamiento de las mismas.

 PREGUNTAS DE INVESTIGACIÓN 


1¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en el grupo estudiado de deportistas de escalada de Santiago de Chile y qué factores influyen en la presencia de estas?.


2¿Existe asociación entre la prevalencia de lesiones durante la práctica de escalada y la edad, frecuencia de entrenamiento, tipo de escalada realizada, nivel de exigencia y años de práctica de experiencia? 


3¿Cuál es el comportamiento del grupo de escaladores encuestados tras sufrir una lesión?.

 JUSTIFICACIÓN DEL ESTUDIO 

La Federación Internacional de Montañismos y Escalada declara que la popularidad de la escalada ha incrementado dramáticamente en todo el mundo en los últimos años, tanto en actividad física recreativa como un deporte de competencia. Sólo en Estados Unidos se estimaron unos 300.000 escaladores de roca y en Suecia el número de participantes ha aumentado en un 90% en los últimos 5 años. Chile no ha sido la excepción, ya que, si bien no hay estudios epidemiológicos acerca de la población que practica este deporte, existen ciertos indicadores que permiten sugerir que Chile sigue la tendencia mundial. Entre ellos se observa el aumento de muros de escalada, el aumento de número de tiendas que comercializan equipamiento especializado (actualmente 15 distribuidoras de diferentes marcas), mayor número de competencias e inscritos en éstas y la existencia de una revista chilena 100% dedicada a esta actividad. Este crecimiento junto con la reciente propuesta de la escalada como deporte olímpico para el año 2020, promueve la investigación de este deporte como parte de los estudios médico-deportivos que permitirán el desarrollo próspero de este deporte. Por esta razón este estudio pretende aportar a la exploración de la epidemiología de las lesiones que se generan en este deporte con el fin de obtener la información necesaria para intervenir dentro del ámbito de la kinesiología deportiva y dar a conocer a la población de escalada sobre medidas de en este deporte, tanto a nivel recreativo como de competición.

 MARCO TEÓRICO 

La escalada consiste en una sucesión de movimientos acíclicos que buscan el desplazamiento del centro de gravedad corporal en la dirección de avance y el mantenimiento del equilibrio tanto en posición estática como dinámica (Colorado, 2011). Presenta un patrón alternante, habitualmente permite dos o tres puntos de contacto a través de los agarres de manos y pies como apoyo sobre la superficie durante el movimiento (Chiristine, 1997). En esta disciplina se observan tres tipos de acciones:

1) contracciones musculares concéntricas, que constituyen la fase de progresión,

2) contracciones isométricas, en la fase de bloqueo o re-equilibración y

3) contracciones musculares de baja intensidad, en las fases de recuperación o información, entendidas como aquellas en las que el escalador descansa y observa la situación de las prensas que lo rodean, para realizar posteriormente uno u otro movimiento (Salomón, 1989). Según Billat el tiempo de contracción isométrica en escalada deportiva puede llegar a superponer más de un tercio de la duración total del ascenso (Zapata, 2011). Esta existencia de contracciones isométricas con peso añadido y movimientos repetitivos pueden llevar a los escaladores a padecer lesiones crónicas por sobrecarga (Kubiak, 2006).

 continuara…..

DEJA UNA RESPUESTA