Escalada y Embarazo – 4/5 – pequeñas dificultades

0
979

11988521_10207119486562875_4116224579291128909_n7 meses y escalando…
8 meses y las cosas cambiaron.
para ver capitulos  art 1  – art 2  – art3  – art4  –  art5

Les cuento que seguí escalando hasta la semana 29. Las cosas habían estado súper bien hasta ese momento. Me sentía muy fuerte y con energías, caminaba, nadaba y escalaba. Estuve escalando en Las Chilcas bien seguido, y mi última salida fue a Palestras. En Palestras, como muchos saben, hay que caminar un poco, y con kilos más en mi panzota, se siente… pero estuvo bien, la escalada también, aunque como es un lugar de placa… me costó mucho escalar con mi guatita. Te desequilibra y te mantiene lejos de la pared. A pesar de esto, pienso que he aprendido a escalar de otras maneras, y eso de seguro me ayudará mucho cuando vuelva a entrenar y escalar. Tengo mucho más “repertorio gestual”.

Las últimas veces que fui a Las Chilcas escalé bastante duro para mi nivel y mi peso (10 kilos extras). Montándome en 12 a y varios 11 d, no es que volara en las rutas, pero me podía defender aún…Los 11 s fueron la salvación para no aburrirme mientras todos trabajaban sus proyectos. Ya me estaba sintiendo un poco más cansada de andar y estar en posición vertical, en cada momento que podía me ponía a descansar y me recostaba de lado…incluso dormía encima de una roca…algo que jamás hubiese hecho antes del embarazo, porque tengo un sueño muy liviano…eso cambió…¡ahora duermo como sea!
Las articulaciones comenzaron a sufrir un poco, los tendones los sentía cada vez más lánguidos, y empecé a sentir algunos dolores que antes no tenía. Comenzó a dolerme la rodilla “buena” de la nada (creo que es por la forma de caminar estilo “pato”), un tobillo y un dedo. Y me extrañó mucho, porque nunca había tenido dolores en los dedos por escalar.
A lo largo de mi embarazo, lo único que se ha mantenido y creo que ha empeorado fue la sensación de ahogo. Es como si tuviera -a parte de la panza-, un saco de harina encima del pecho que no me deja respirar, ¡tengo que dormir con muchos cojines! Eso me ha dificultado bastante nadar y seguir mi ritmo escalando, pero sigo batallando con eso. Todo lo demás, como están leyendo, ha sido algo que se ha ido sumando de a poco y que ha aumentado casi de golpe a las 29 semanas.
Hoy tengo 32 semanas de gestación, estoy en el octavo mes…y agotada.
Les cuento, me siento súper cansada. Tengo dolores en diversas partes del cuerpo, y sobretodo un dolor constante abajo del útero que me aplasta. Lo único que me hace sentir mejor es estar acostada de lado…por estos síntomas fui al médico. Me hicieron una ecografía y resulta que el cuello de mi útero se estaba acortando, y ya estaba bastante corto a las 20 semanas…por ende, me dieron reposo porque podría provocar un parto prematuro. Estuve primero con dos semanas de reposo, y ahora voy por las siguientes dos…esto es bastante difícil para el nivel de actividad a la que estoy acostumbrada, pero se puede…
Me costó mucho aceptarlo, entender que no era igual a todas las mujeres embarazadas y que no era mi culpa. Estoy súper sensible a muchos tipos de pensamientos, pero estoy aprendiendo a llevar este embarazo lo mejor posible.

A pesar de todo esto, de mi reposo y mis dolores, es increíble lo hermoso que puede ser llevar vida al interior de uno. Yo no me lo imaginaba así, pero estoy dejando que las cosas pasen, que se mueva dentro mío, que me pateé, que crezca, que mi pareja, familia y amigos me regaloneen. Es una súper bonita experiencia, que se puede disfrutar mucho sentir nuestro cuerpo, y como mujer y escaladora lo recomiendo 100%.
Estoy un poco ansiosa por conocer a mi bebé, ya quiero salir con su papá para que conozca la naturaleza y se deleite de todo lo que nosotros estamos disfrutando acá.

Visita el Blog donde dejare toda mi historia para que le sirva a las futuras mamas escaladoras

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA