Embarazo y Escalada – 5/5 – De escaladora a madre escaladora

1
2473

amorDe escaladora a madre escaladora. ¡Se puede!

para ver capitulos  art 1  – art 2  – art3  – art4  –  art5

Después de muchos meses me entusiasmé en escribir el cierre del proceso de mi embarazo y cómo me enfrenté a esta nueva realidad. Ya no solamente como escaladora, sino como madre escaladora.

Como anteriormente les conté, los últimos meses de mi embarazo fueron muy aburridos. Estuve con riesgo de parto prematuro y ¡engordé 21 kilos en ese tiempo! (gracias a Dios y a todos los santos volví a mi peso jajaja). Las últimas semanas, cuando ya estaba de término comencé a escalar nuevamente y caminar, incluso hice un trekking corto en el río Clarillo. Mi idea era acelerar el proceso y tener a mi guagua en los brazos pronto, estaba súper cansada con ese peso y de tener tanto calor en pleno noviembre…Pero lamentablemente mis subidas al Arrayán, mis visitas al gimnasio y los trekking, no sirvieron de mucho y Victoria llegó cuando quiso, a las 40 semanas y 2 días.

Yo quería parto natural y respetado sin anestesia, lamentablemente por cosas del destino y porque uno no maneja todo en la vida, terminamos en una cesárea a último minuto. Esto demoro un poco mi vuelta a las pistas, y es por eso que lo menciono. El proceso normal de un parto vaginal, claramente es menos invasivo que una operación donde se cortan tantas capas de piel y músculos. Algo tan importante a la hora de escalar. Lo bueno es que como hago deporte desde los 6 años, todo volvió a la normalidad muy pronto. A los 4 meses ya estaba escalando nuevamente.dsc02145

Comencé solamente a escalar. Tenemos un muro es nuestra casa, pero estaba demasiado desplomado para mí en ese tiempo. La verdad es que lloré mucho porque no podía hacer nada, pero nada. Me dolía todo y me costó muchísimo tiempo recuperarme. Pero mis ganas y lo terca que puedo ser a veces con ciertas cosas me ayudaron. Traté de escalar 1 hora cada dos días obligatoriamente por casi un mes, aunque no quisiera, aunque tuviese sueño, aunque me quisiera acostar….no importaba, tenía que volver de alguna manera.

Planeamos un viaje a España casi de un día para otro para escalar. ¿Pero cómo? Si tenía un tajo de 12 centímetros que estaba cicatrizando y ¡una guagua de 4 meses! No sé…fueron circunstancias. No podía escalar un 5+ cuando me fui y me traje un bonito 6c a de allá. Sentía que la recuperación también tenía que ver con trabajar mi cabeza. Imagínense que no había punteado hace más de un año, que escalaba en boulder sin caerme cuando estaba embarazada, y ahora me estaba recuperando de una operación y tenía mucho miedo al vuelo.

12111935_10153773485481928_1360040873189162804_nDespués del viaje me compré una cuerda. Fue mi punto de partida para empezar con la motivación de la ruta. Volví a escalar al Arrayán. Antes de quedar embarazada estaba trabajando un 7b+ de placa muy bonito que se llama Puma, volví a escalarlo y adivinen! No, no me salió, de hecho solo lo he probado ese día. ¡Pero lo escalé mucho mejor que antes! No estaba entrenando, no estaba escalando periódicamente en ruta, ni en boulder, ni nada. Pero me sentí muy bien, muy trabajable, muy posible. Siento que el embarazo, los kilos de más, la guata gigante y haber seguido escalando me ayudaron muchísimo con la técnica. Tuve que aprender a escalar con ese nuevo cuerpo que tuve, con las zapatillas enormes que me entraban a penas, porque no podía ponerme nada con mi hinchazón de pies. Y así. Volví a escalar muy débil, pero muy bien. Sin resistencia, pero podía descansar en lugares que antes no podría. Volví con un nuevo ritmo. Mi cuerpo y mi escalada cambiaron muchísimo.

Por otro lado, el viaje con una guagua de 4 meses es toda una aventura. Lo fue tanto para mí como para su papá y los compañeros que tuvimos en estas vacaciones. Los horarios son todos ajustados a los sueños de ella para que podamos descansar también nosotros, pero lo bueno, es que tenemos a ¡la mejor! Duerme toda la noche y es una guagua súper tranquila que se adaptó a todas las situaciones muy bien. Algo que nunca olvidaré que mi compañero que dijo un día que yo estaba nerviosa y estresada, fue que “si ella está con nosotros, donde sea, va a estar bien”. Eso  hace tranquilizarme hasta el día de hoy, sobre todo cuando se nos ocurren nuevas cosas entretenidas para salir.

Actualmente estoy entrenando, escalo en dos gimnasios diferentes y en mi casa. No es mucho el tiempo en que le puedo dedicar -por mi profesión-, pero hago lo posible para entretenerme en el muro. Salimos a roca seguido, sobre todo al Arrayán, que es tan cómodo para ir con niños, sobre todo ahora que hace calor. Incluso he salido con mi guagua y amigas ¡a escalar!, sin su padre. Eso me ha confirmado que se puede hacer de todo. Quizá ahora tengo otras responsabilidades mucho más importantes, que es cuidar y criar a Victoria, pero eso no significa que no pueda hacer las mismas cosas que hacía antes. Los horarios cambian, en 11 meses he salido solamente una vez con amigas a bailar, pero ¿saben?, prefiero quedarme en la casa con mi hija y sentir su olor mientras duerme. Siento que es una etapa, y trato de disfrutarla a concho.dsc02175-1

Tengo la suerte de contar con mi compañero que también escala y que me apaña en todo. Cuando Victoria era más chica nos turnábamos para escalar y muchas veces necesitábamos un tercero para poder hacerlo. Ahora que está más grande, pudimos volver a escalar juntos y ella nos acompaña a todas partes…y al parecer ¡le gusta también!

Así que motívense, tengan hijos, sáquenlos a escalar, el tiempo pasa volando. Ahora tengo muchas más razones para disfrutar la vida al aire libre y enseñársela a mi hija. Yo ya estoy pensando en el segundo…

 

dsc02104 dsc02303-1 dsc02308

COMPARTIR

1 Comentario

  1. Fue hermoso encontrar esto, estoy con 35 semanas y definitivamente dejar de escalar ha sido lo más complejo de mi embarazo. Escalé hasta los 6 meses porque no me daban las Lucas para un arnés integral y ahí recién me salió guatita. El boulder lo deje en cuanto supe, soy re buena para caerme jaja y mi pareja se ponía muy nervioso, como aún tenía la roca no fue tan difícil pero ahora ni al cerro voy, el calor, el cansancio, el sueño todo el día ( menos en la noche ) pero ya queda poco, tendré a mi socia conmigo y descubrirá lo hermoso de la naturaleza. Saludos y muchas gracias por escribir, fue reconfortante leerte

DEJA UNA RESPUESTA