Frey, por una principiante de la escalada tradicional – Galería fotografica

0
2314
Frey es una de las principales zonas de escalada para tradicional de Sudamerica, que esta en la Patagonia Argentina, cerca de Bariloche. Nuestra parejita de escaladores incombustibles, Nato e Ivan, nos han mandado otro interesante articulo y buenísimas fotos para el deleite de escaladores que quieren un buen panorama en uno de los mejores granitos del mundo.
Discutiendo dónde serían nuestras vacaciones de verano,
nació la alternativa de Frey. Yo quería comenzar a hacer escalada tradicional,
Iván ya tenía experiencia, ¿pero dónde iríamos que fuera entretenido,

lejos de
Santiago –para que sintiéramos que estábamos de viaje-, y con potencial para
principiantes? Frey, sin lugar a dudas. Era nuestro primer viaje juntos, recién
estábamos conociéndonos como escaladores, cada uno tenía su propia experiencia,
por ende, habían muchas cosas que aprender del otro, pero comenzar de una misma
idea sobre la escalada era un gran primer paso.

Lo que nos ha jugado a favor como cordada es que los dos
tenemos un nivel “parecido” en escalada, creo que Iván es muy fuerte en rutas
de resistencia, mucho más fuerte que yo, pero yo puedo manejarme mejor con las
rutas duras que son más cortas o en boulder en roca. Tener un nivel parecido en
escalada con tu pareja te hace disfrutar tanto de proyectos juntos, de aprender
del otro, algo que agradezco todos los días.
Nos fuimos a Bariloche en auto –el Rata Móvil-, un caluroso
día de fines de febrero, por el lado chileno cruzando por el Paso Cardenal
Samoré. Cocinamos y dormimos a un lado de la carretera en un caminito de
tierra, y al otro día seguimos hasta Bariloche mismo. Los días estaban espectaculares,
mañanas frías con niebla, y luego, tardes de sol.
En Bariloche nos quedamos en una residencial, lo que nos
costó alrededor de 180 pesos argentinos. Ordenamos nuestras cosas para salir a
Frey al otro día, es una caminata de cómo 6 horas con peso así que debíamos
descansar para llegar bien al Refugio. Teníamos el problema de andar con
muchísimo equipo, llevamos el de escalada tradicional para Frey, el de
deportiva, porque luego nos iríamos a Valle Encantado siguiendo por el norte
del lado argentino y cruzar por Mendoza. Y yo llevaba además todas mis cosas
para presentarme en la universidad en Mendoza para entregar mi informe anual
del doctorado, así que ¡imagínense cómo iba ese auto! Entonces, como nos
complicamos en dónde dejaríamos el auto, preguntamos si era seguro dejarlo
abajo, porque teníamos cosas de valor que no podíamos subir.
Si vas en auto, lo que conviene es dejar cosas en el hostal, residencial, o donde te quedes en Bariloche, y subir con lo justo para tu estadía en el Refugio. El auto puedes estacionarlo en el centro de ski de Villa Catedral, al frente de una pequeña estación policial. Nosotros subimos una semana al Refugio y ningún problema dejándolo allí. Tienes que registrarte y
avisar cuál es tu vehículo.
Subimos al Refugio. Para mí fue una tortura porque hace mucho tiempo que no caminaba tanto con peso, ¡pero llegamos bien! Puedes acampar allí gratis o usar el Refugio, donde pagas 30 pesos argentinos por persona. Teníamos los topos del lugar, que son bastante confusos para lo que

estábamos acostumbrados en deportiva, entonces tuvimos que aprender a comprender el concepto de “terreno de aventura”, lo que los hace mucho más entretenido para ir a vista en cualquier sitio. Y no solamente me refiero a la ruta en sí, sino que también a las  proximaciones y descensos…

Nos dijeron que el clima era bastante inestable, por ende,
discutimos en escalar la Torre Principal un 6 a de 150 metros, como primera opción, y no irnos de ahí sin haberlo hecho. El problema era que yo nunca había
hecho tradicional así, por una cumbre. La primera vez que puse fierros fue en Valle de Los Cóndores en rutas cortas, es algo muy diferente en condiciones de
montaña. Y la única vez que hice multilargos había sido dos semanas antes en la Placa Verde, donde hicimos cumbre con varios “despapeos” míos, por no tener experiencia.
La parte más difícil de la ruta es la aproximación, el descenso –trabado de cuerdas-, y la bajada del acarreo… El tema es que a pesar de meternos por la Normal 6 a, terminamos en una variante de línea clásica que era un 6 a+. Desde abajo se veía más fácil, pero que terminó siendo un poco más dura que la que estaba por la izquierda.
Una ruta accesible para muchos escaladores, pero con harta
roca, con conocimiento de manejo de cuerdas, y escalada tradicional.
La cumbre es una maravilla, se puede ver Bariloche, los lagos alrededor, varios cajones y el Tronador a lo lejos. Como es la cumbre más alta, miras todas las otras agujas desde allí. Es una cosa increíble.
Llegamos muy tarde a nuestra carpa, por lo tanto, al otro día descansamos y nos dedicamos a tomar fotos.
El clima seguía estable y con bastante sol, así que confiamos en que no cambiaría y continuamos descansando. Hay varios senderos para caminar y puedes disfrutar del lago todo el día leyendo. En el Refugio hay
juegos, revistas, cervezas y pizzas increíbles. No te aburres en Frey.
Luego de un par de días de descanso nos fuimos a probar la Aguja Frey, muy limpia, al frente del Refugio, así que lo mejor es que no es
necesario madrugar, ni caminar mucho. Las rutas son preciosas, y la vista no nos defraudó a pesar de haber escalado la Torre Principal antes. Se recomienda
el Diedro y Fisura de Jim que es un 5+ de 50 metros maravilloso.
No escalamos más porque no teníamos tiempo y debíamos continuar
nuestro viaje. Luego recorreríamos lugares de deportiva hasta llegar a
Arenales, donde culminaría esta aventura y yo podría practicar lo que había
aprendido.
By Nato Natito
fotos Nato Natito e Ivan Leiva

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA