Entrenar o no Entrenar (I/III)

0
2678

dsc_0098¿Por qué entrenar? ¿Entrenar le quita la entretención a la escalada? ¿Que beneficio puede tener el entrenar?
Un escalador hace un tiempo se construyo un minimuro de no mas de dos planchas de superficie (6 metros cuadrados de superficie) donde comenzó solo, extenuadoras sesiones de secuencias interminables en minimuro. Muchos pensaron que era una “mala escalada”, que era aburrido.

PARA VER ARTÍCULOS ANTERIORES PUEDES PINCHAR ACÁ  ART1,  ART2,  ART3

La diversión era la roca o escalar en muro artificial en altura. Era la forma de mejorar y progresar, pero al poco tiempo se vio como este escalador de minimuro de 2 mts de altura, progresaba meteoricamente y en roca era lejos el más fuerte de todos. El entrenamiento sistemático y analogable a la escalada en altura se convertía en la forma de progresar, no había duda.

Con los años soy un convencido que un entrenamiento sistemático y bien armado es la única forma de progresar para la gran mayoría de los escaladores.

Pero progresión no es sinónimo de mejor escalada, y es acá donde uno debe definir muy bien que es lo que quiere de la escalada.

Creo que quienes comienzan a escalar no deben “entrenar” pues antes que esto deben conocer realmente si les gusta el deporte que están iniciando, deben disfrutar y tener una progresión gradual de sus capacidades físicas y técnicas. Deben saber que buscan en la escalada antes de iniciar tediosas sesiones de escalada que pueden llevar a desmotivar y hasta pensar que la escalada no es lo suyo, pues trae mucho sufrimiento escalar “bien”.
Durante los años que llevo de escalada he entrenado escaladores y antes que nada le pregunto que quieren de la escalada. Le doy dos opciones: quieren divertirse y pasarlo bien sin importar lo que escalen, o quieren sacar grado. Si me contestan lo primero les aconsejo que no entrenen y que se dediquen solo a escalar, que su progresión igual existirá, y gran tiempo del que ocupen escalando lo pasaran muy bien independiente que escalen un quinto grado o un octavo grado.
Pero si me contestan que lo que quieren es grado, les advierto que esto significa un gran tiempo haciendo ejercicios monótonos, secuencias agotadoras tanto física como mentalmente, la frustración será parte del progreso, que los resultados vendrán meses después y solo será de un pequeño periodo de tiempo, una línea en el agua. Eso es entrenamiento en la gran mayoría de las veces.

Entrenamiento es un conjunto de actividades físicas como mentales, que tiene una secuencia y una estructura semi-rígida, que nos lleva a sacar lo mejor de nosotros para llevar nuestro cuerpo y mente a su máxima expresión, pero que esta sensación de máximo resultado no es sustentable en el tiempo y a veces es muy difícil entender.
Entrenamiento no es sinónimo de llegar a nuestras metas, pues un buen entrenamiento no necesariamente hará que tu máximo sea el que tú querías, y esto es saber hasta donde a uno le aprieta el zapato.
He oído de muchos escaladores que el entrenamiento no sirve o que da resultados muy limitados. Esto se explica por lo anterior, pues en la cúspide de nuestro entrenamiento veremos cual es el verdadero resultado de meses de trabajo y no necesariamente antes.
Por otro lado es difícil para nuestro “ego” darnos cuenta que no podemos estar siempre fuertes, y luego de llegar a nuestro máximo ver nuestras capacidades bajar siendo en la gran mayoría de las veces difícil de aceptar. Hay muchos escaladores que olvidan donde partieron y creen que es un derecho estar en cierto grado, sin darse cuenta que hubo un gran tiempo y sacrificio para escalar un grado mayor.

Un ejemplo es un escalador que entrene hace un par de años y que cuando partió me dijo que su sueño era encadenar un 7a+, que con este grado ya era feliz y podía dejar la escalada. En menos de seis meses de entrenamiento ya había encadenado varios 7a+ y uno que otro 7b. Esto no significo dejar de entrenar si no al contrario. Pareciera que llegar al grado soñado no es suficiente. En Valle Encantado encadena un 7b+ y en el segundo 7b+ se cae en el segundo pegue (pensando que encadenaba) y se enoja en exceso. Baja y le recuerdo sus inicios, y que se cayo por una cosa mental y técnica, no por físico, y esto se debió a exceso de confianza, que disfrute, un 7 más, un 7 menos da lo mismo, hay muchos. Se relaja, recuerda sus inicios y a lo que ha llegado, el entrenamiento ha dado más de lo que jamás creyó, se alegra de estar metido en un grado que alguna vez fue inimaginable, va por tercera vez y encadena. El entrenamiento no te da fuerza mental si no lo sabes usar.

Un entrenamiento dará resultados en función de las metas que te propongas, ya sea alcanzar un grado que no has hecho, lograr encadenar esa ruta que tanto te gusta o mantenerte en un grado que te ha costado años de esfuerzos. Entrenamiento no es sinónimo de diversión, por lo tanto debes saber que realmente significa sacrificar tu tiempo en función de lograr metas en el futuro y que para peor serán un destello de luz, pero que en la gran mayoría de los escaladores produce una sensación tan fuerte que justifica meses de “no escalar” para escalar bien un par de veces.

Si te ha gustado este artículo únete como fans a nuestra página de FB. Es la manera de que podamos seguir creciendo y que tú sigas informado.
ROCANBOLT en FACEBOOK
Continuara…..

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA