Mi experiencia como ESCALADORA equipando en Valle de los Cóndores

0
4580

6Paula es una escaladora que vive en Buin, que se decidió a aprender a equipar y ayudar en Valle de los Cóndores, y esta es su experiencia que puede motivar a mas escaladoras/es.

“Que mejor que hacer check en la lista de cosas que hay que hacer en la vida. Esta experiencia fue para mí una de ellas. Siempre me intrigó saber cómo las chapas y pernos llegaron ahí, a una posición tan perfecta. Ahora entiendo que nada es al azar, que desde el primer minuto hay que tener buen ojo, o, mejor dicho, hacer las cosas bien. Hay que pensar que todos seguirán tu ruta y junto con ello, también confiarán sus vidas.

 

Un día, mirando Facebook, me llamó la atención la publicación de Gonzo en la que invitaba a inscribirse para aprender a equipar en el Valle de los Cóndores. No lo dudé. Nos pusimos en contacto, y después de estudiar cómo equipar viendo un video hecho por él, partimos el fin de semana al paraíso con mi amiga  Jose Tagle, siempre fiel a la cordada.

 

La ansiedad me ganaba, así que puntualmente nos encontramos en el furgón de Rocanbolt y partimos al lugar que Gonzo había elegido para no achicharrarnos con el sol. Desde ese minuto había que ponerse serios. Con un poco de peso en la espalda (unos 15 a 20 kilos), conversación y explicaciones, llegamos al lugar donde armaríamos la ruta. Le sacamos una foto y caminamos hasta llegar arriba para ubicar nuestro anclaje en la posición correcta. Para empezar la travesía, preparamos el equipo. Era importante que no se nos quedara nada: cintas, chapas, mosquetones, pernos, martillos, llaves y taladro. También el esencial asiento, para que no se nos durmieran las piernas como le pasó a la Jose. Todos estos, soportados por nuestra preciada línea de vida.5

 

Y así partió la aventura. Primero tuvimos que ver donde ubicar las chapas, este era el minuto más importante, ya que había que familiarizarse con la roca. Martillar y martillar hasta encontrar un lugar firme. Cuando la roca suena hueca significa que tienes que buscar otro lugar para perforar, sino, ya sabes lo que puede pasar. Y así fue como la cosa fue tomando forma. Tuve suerte de que mi memoria me acompañó, así que no me costó aprender. Seguro era la mujer más feliz del mundo en ese minuto, haciendo lo que más me gusta con un paisaje a otro nivel en mi espalda.

IMG_1031

Limpiar la ruta fue otra de las cosas entretenidas. Desde descubrir agarres hasta botar la roca suelta que podía cortar la cuerda. Era impresionante ver y escuchar cómo grandes bloques se quebraban en pedacitos.

 

Iba todo perfecto hasta que la broca no quiso salir de la roca. Por suerte, Gonzo fue precavido y tenía otra en su mochila. Así pudimos terminar la ruta, bautizada con el nombre de “La Broca”

 

Esta fue mi primera experiencia equipando, con la que me sentí muy realizada. Espero que sean muchas más, y como siempre digo, querer es poder. Así que motivo a todos a sumarse a esta iniciativa y generar nuevas rutas en nuestro Chilito. Obviamente quedan invitadísimos a probar “La Broca” que al parecer quedó con grado 7a+ aprox. en el sector de Zona Volatil.”

 

Nota de Gonzo

Paula fue una increíble compañera para equipar una nueva vía en Valle de los Cóndores. Ya 3desde un principio con una sonrisa en la cara y termino igual. Jamás se quejó, siendo que la cargué con equipo y peso en la espalda, que llevo como si fuese nada. Muy responsable, confiable en su capacidad de tomar decisiones al momento de elegir dónde poner la chapa y por donde iba la vía. Muy criteriosa y valiente. La nueva vía, “La Broca” no fue una vía fácil de equipar, con extraplomo las cosas tienden a ser un poco más complicadas, pero trabajo en equipo y todo salió muy bien. Decidimos equipar en Zona volátil, que es un muy buen sector que tiene sombra toda la primera mitad del día, cosa que falta en Valle de los Cóndores, y a decir verdad la vía quedó 5 estrellas, de unos 20-22 mts de altura. Seguro será una de las buenas vías de Valle, y en el transcurso de estas semanas los locales se motivaron a equipar más vías cercanas a esta.  Hay que mencionar que Paula puso de su bolsillo para comprar todo el equipo que usamos (chapas, bolts, cadenas), y se agradece a Volkanica.cl por haber dado la cuerda estática para seguir equipando. A Juanjo (casaboulder.cl) por prestar el taladro.

Espero que haya más escaladoras que quieran motivarse a ser parte de Valle de los Cóndores. Paula creo que será una buena motivación para muchos.

4

DEJA UNA RESPUESTA