El pensamiento “positivo” ¿Ayuda realmente en tu Escalada? 1/2

1
1659

Clipboard01Cada día comienza a ser más recurrente la integración a la escalada de especialistas en el área de la psicología, y se han elaborado diferentes textos y artículos que promueven el entrenamiento mental como parte importante del entrenamiento en escalada.

Para ver capítulo 1  /  capítulo 2

Esto es muy enriquecedor, tanto escaladores como entrenadores se han visto sumamente favorecidos por estos avances.
Sin embargo, a veces, como en toda instauración de algo nuevo, surgen algunas malas comprensiones respecto a algunos ítems o técnicas y su utilización.

Se ha hablado mucho sobre la importancia del “pensamiento positivo” y de la influencia que tienen nuestros pensamientos sobre la escalada, se suele hacer hincapié en que el escalador debe utilizar la técnica del auto diálogo, diciéndose a sí mismo frases como :” ¡Vamos tu puedes!”, “lo vas a logar!”, “confía en ti!”, “wena shoro”, etc., planteando que este tipo de pensamientos generan confianza y facilitan el logro de los objetivos.

Si bien este tipo de técnica puede ayudar en algunos aspectos al escalador/a, si es utilizada en un momento equivocado, puede lejos de favorecerlo, perjudicarlo en gran medida.

Cuándo un escalador/a se encuentra en una ejecución deportiva, se encuentra realizándola bajo un determinado Rendimiento, y la optimización de éste lo llevará a su zona de Rendimiento Optimo. Este último es entendido como la “Correcta combinación de las condiciones cognitivas, afectivas y fisiológicas que permiten adecuadamente que las habilidades aprendidas ocurran de una manera aparentemente sin esfuerzo y automática” (Gardner y Moore, 2007).

Esta zona de Rendimiento Optimo es la que todo escalador/a debiese aspirar a conseguir, en palabras sencillas, es ese momento donde el escalador/a esta dando “lo mejor de si”.

Se ha planteado que para llegar a esta zona, el escalador/a deberá eliminar sus pensamientos negativos y sustituirlos por pensamientos positivos (Ruiz, 2006), sin embargo esto es una sobre valorización de lo que puede generar un pensamiento sobre el acto.

Cuando un escalador/a se encuentra escalando y comienza a prestarle atención a sus pensamientos, lejos de mejorar su rendimiento lo disminuirá, ya que ha desviado la atención de la tarea relevante (escalar) a otra irrelevante (intentar eliminar un pensamiento negativo o generar uno positivo), de este modo el escalador/a comienza a perder energía y tiempo en sus pensamientos, afectando directamente su capacidad de atención.

 

continuará….

Paula Guzmán Luvecce, escaladora con mas de 5 años de experiencia, Psicóloga Clínica , magíster en Psicología Deportiva. Mail de contacto: psicologiadeportivachile@gmail.com / Facebook https://m.facebook.com/psicologiadeportivachile/