El pensamiento “positivo” ¿Ayuda realmente en tu Escalada? 2/2

0
1535

_DSC8132Otro aspecto que se ve directamente afectado, es la memoria de trabajo, es decir, las destrezas y ejecuciones que deberían producirse de manera automática (entrenadas arduamente para lograrlo) podrían no realizarse de manera óptima e incluso verse seriamente obstaculizadas.

Para ver capítulo 1  /  capítulo 2

Además de lo anterior, si el escalador/a logra mantener “pensamientos Positivos” y logra su objetivo, basará su éxito en algo tan poco sustancial como un pensamiento, reforzándose la idea del esfuerzo por controlar lo que se piensa para obtener buenos resultados, dificultándole la posibilidad de alcanzar su zona de rendimiento optimo.

Por el contrario, si el escalador/a no tiene éxito en el control de los pensamientos, es muy posible que se desate una fuerte reacción emocional de frustración, nuevamente basando el éxito o fracaso en aspectos poco relevantes a la hora de escalar.

De esta manera podemos entender que el escalador/a en el momento de escalar no deberá entretenerse con sus pensamientos, por más negativos o positivos que estos sean, no son en ese momento más que una mera distracción.

Si los pensamientos del escalador/a son del tipo “Negativos”, como por ejemplo; “no lo podrás lograr”, “eres pésimo escalando!”, “siempre te equivocas!” etc., o si son más bien del tipo “Positivo”, como por ejemplo “vamos, tú puedes!”, “dale con todo!”, “seguro que te sale!” etc., en cualquiera de los casos, la atención en ellos supone una distracción y por ende una inmediata disminución del rendimiento en la escalada.

El escalador/a debiese mantener su atención en la ejecución, y basar su confianza o desconfianza en las habilidades desarrolladas durante los entrenamientos. Si el movimiento que pretende hacer el escalador/a no le ha salido nunca en un entrenamiento y esta lejos de lograrlo, ningún pensamiento, ni rezo, o plegaria a su deidad favorita, por más positiva y alentadora que sea, logrará que en ese momento el escalador/a desarrolle la habilidad ni suplirá la falta de entrenamiento.

Por el contrario, si el escalador/a tiene internalizado un movimiento, el cual ha logrado una y otra vez durante los entrenamientos, entonces su confianza descansará en la habilidad aprendida y en su experiencia, y no se debiese distraer con sus pensamientos.

Entonces, Cuando se debe utilizar el auto diálogo o el “pensamiento positivo”, y cuándo no?

Cuando No: Durante la escalada

Cuando Si: Previo a la escalada, el escalador/a puede utilizar esta herramienta para poder fortalecer su autoconfianza, o para manejar sus niveles de activación. Pero aún en este caso el auto diálogo del escalador/a no debiese ser vacío o ingenuo, es decir, el escalador/a se debiese decir a si mismo que “Si puede” porque tiene la base empírica de sus entrenamientos que le permiten tener la experiencia y la habilidad para lograr el desafío que se propone.
Entonces Escaladores, a darle menos importancia a sus pensamientos, y más importancia a sus actos!

 

Paula Guzmán Luvecce, escaladora con más de 5 años de experiencia, Psicóloga Clínica , magíster en Psicología Deportiva. Mail de contacto: psicologiadeportivachile@gmail.com / Facebook https://m.facebook.com/psicologiadeportivachile/

DEJA UNA RESPUESTA