Biomencanica – La vanguardia en entrenamiento funcional

0
1363

foto de Dani Moreno

Cuerpo equilibrado y mente consciente en la actividad física

No es poco habitual que nuestra actividad física nos agradezca nuestros esfuerzo con algo mas que sensaciones placenteras, hablamos de fatiga, desgaste; y en caso extremo lesiones varias como contracturas, inflamaciones, esguinces, tendinitis… Las mas variadas lesiones han visitado alguna vez nuestro cuerpo, y el que pueda decir lo contrario que nos sople la formula mágica.

Una de esas fórmulas mágicas es la BIOMECÁNICA FUNCIONAL, que no tiene nada de mágica sino que está basada en pura ciencia.
La Biomecánica es la disciplina que estudia los modelos, fenómenos y leyes relacionadas con el movimiento de los seres vivos, usando conocimientos de mecánica, ingeniería, anatomía, fisiología y otras disciplinas para estudiar el comportamiento del cuerpo humano y así poder diseñar estrategias de trabajo individualizadas al biotipo de cada individuo. Aplicada con visión deportiva nos servirá para mejorar el rendimiento, desarrollar técnicas de entrenamiento, tratar y reducir lesiones. Aunque su aplicación para la vida diaria es recomendable como re-educador postural (que subir escaleras y cargar bolsas de la compra también cansa y lesiona).

La Biomecánica Funcional es un enfoque terapéutico relativamente joven, nació en el año 2000 desde la visión de Pablo Scorza. Se basa en la unión de los conceptos de prevención de la fisioterapia y la osteopatía, se alimenta también de terapias manuales de la biomecánica (estudio del movimiento humano) y la fisiología humana de estructuras.
El trabajo de la Biomecánica Funcional es aplicable desde atletas de alto rendimiento a personas sedentarias de cualquier edad.

Se puede trabajar sobre lesiones a nivel terapeútico, sobre sistemas musculares a nivel preventivo como aspectos relacionados con la salud o se puede enfocar para mejorar el rendimiento y para optimizar los entrenamientos en personas y/o deportistas que buscan superar su límites físicos.

El objetivo principal es mejorar el funcionamiento del sistema músculo-esquelético con:
1. El tratamiento y la prevención de las lesiones mediante el trabajo de grupos musculares de estabilización.
Los musculos nunca trabajan solos en un gesto o acción. El protagosnista de la acción es el agonista, que generalmente forma parte de una cadena muscular junto con los musculos auxiliares y los de emergencia. Por ejemplo, en una dominada el músculo que trabaja principalmente es el biceps, pero existe un grupo de músculos asociados que comparten el esfuerzo y otros que se activan en caso de necesitar una fuerza total de magnitud excepcional. Dentro de la cadena del gesto encontraríamos el abdomen y las lumbares como implicados en la sujeción de las piernas (unos 20 kg de peso). Los antagonistas permiten que se “deshaga” el gesto o hacer el gesto contrario, en este caso encontraríamós los triceps como antagonistas, entre otros implicados. Además de estos, existen los fijadores y estabilizadores que crean una base sobre la que generar la acción protagonista, y finalmente los neutralizadores que bloquean los movimientos no deseados. En resumen, cuanto mas complicado sea el movimiento y mas músculos intervengan, mas eslabones tendrá la cadena. Cuanto mas sanos estén los elementos de la cadena mas garantias de no lesionarse tendremos. Las lesiones en escalada casi siempre aparecen por los efectos de fatiga acumulativa, efectos prevenibles totalmente.

2. El perfeccionamiento del sistema locomotor (coordinación del movimiento, equilibrio segmentario y global, mejora de palancas corporales).
Como en cualquier sistema, la optimización de los recursos nos aproximará a garantizar el éxito. En cualquier actividad física es importante coordinar las diferentes partes implicadas en la acción. Tanto el jugador de billar (mirada-bola-taco-gesto brazo) como el escalador (mirada-canto-apoyo pie-movimiento pie-movimiento mano) deben coordinar las contracciones de los diferentes músculos dentro de una extremidad y los movimientos de las extremidades y segmentos corporales implicados en la acción.

3. El desarrollo de la conciencia corporal. Este es el conocimiento del propio cuerpo y su posición en el espacio. Saber donde estamos y como estamos nos permitirá ahorrar energía, decicir las mejores acciones o movimientos, anticiparnos a situaciones ya que podremos proyectar esa conciencia a situaciones futuras. En la actividad física deportiva o en el día a día cuidando la higiene postural. Los ejercicios mejoran la armonía muscular, el sentido del equilibrio, la flexibilidad y el autoconocimiento. Todas estas habilidades son directamente beneficiosas para la escalada. Un cuerpo bien equilibrado, coordinado y consiente es más fuerte, más preciso y más eficaz en sus movimientos.

4. La funcionalidad en la actitud. La actitud nos acompaña en todo momento e influye en nuestro nuestro entorno, las personas que nos rodean y nosotros mismos, el control y enfoque de esta nos ayudará en nuestro camino de mejora.

autores
Pablo Scorza (Brasil)
Carlos Vidal (España)

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA