Salidas largas a roca y la importancia del descanso

0
1820

_DSC0141Después de meses de planificación, esperando el tan ansiado verano y las largas vacaciones. Sale el gran viaje del año, irse a escalar en roca por todas las semanas que puedas y ojala el mes entero. Puede ser un lugar nuevo o uno conocido, siempre estos viajes generan gran expectativa todos los años.
Este año después de varias temporadas dejando de lado este sector por fin pudimos coordinar un viaje a conocer Piedra Parada. Este paraíso de la escalada metido en medio de la Patagonia argentina ofrece un sinfín de posibilidades para todos los gustos y para todos los niveles. Montamos el grupo total de 6 personas (ideal por ser 3 cordadas), donde la escalada fluyo bastante bien los primeros días. Había muchas ansias de conocer todos los sectores, así que nuestro estilo fue tratar de dormir bien todos los días y aprovechar bien la luz de la mañana y la frescura de la tarde. El grupo bien variado en cuanto a graduación, por tanto mi postura fue ir adecuando la dificultad de las rutas de forma gradual. Teníamos 12 días dispuestos para estar en la roca, de forma que no debería haber ningún apuro. Luego de pasar 5 días y de ir subiendo la dificultad de nuestras rutas de forma paulatina yo y mi cordada decidimos tomarnos un descanso. Mi experiencia en salidas a roca por varias semanas es mayor a la del grupo por tanto ya conozco el funcionar de mi cuerpo, convencí a mi cordada que no debíamos escalar en 2 días y hacer un descanso total. La decisión no fue compartida obviamente por todos los que estaban ahí, principalmente por las ganas de escalar y es que aún quedaban muchas rutas por probar y sectores por conocer.

Los difíciles días de descanso.

Estar en descanso en un sector como Piedra Parada te proporciona una sensación rara de culpabilidad y ansiedad. Y es que el lugar te invita a estar trepando en cada momento. En tus días de descanso pasan cosas que obviamente te hacen cuestionar tu decisión. En primer lugar, todos te preguntan qué escalaras hoy, luego se te ocurre acercarte a las paredes para socializar un poco y disfrutar de una caminata tranquila momento en el cual escuchas frase como; ¿No vas a escalar hoy? ¿Y a que viniste?, prueba esta ruta esta increíble, te presto mi arnés, te presto mis zapatillas… etc. Nos fácil explicar que tienes un deseo casi incontrolable por escalar y es por esa misma causa que necesitas un descanso estos días, para alargar tus días rindiendo óptimamente.

Segundo día de descanso y paso lo muy evitable, una de nuestras compañeras de viaje que no tomo el descanso volvió de la roca con una gran molestia en el aductor, lesión no muy común entre escaladores. La cosa es que para alguien que lleva poco tiempo escalando y que entrena 2, a lo más 3 veces por semana, conllevar una rutina de 6 días seguidos de escalada donde casi todos los grados te exigen, obviamente resulta una exigencia superior para el cuerpo._DSC8560

Entrenar, Escalar, Descansar.

Generalmente cuando deseamos mejorar nuestras capacidades la mayor preocupación en la forma de ejercitarnos, actividades que debemos hacer, rutinas que debemos seguir o gestos de los ejercicios a realizar. Pocas son las ocasiones en las que nos detenemos a analizar cuáles son descanso necesarios en medio de estos procesos. Todos los programas “coherentes” dejan lugar para el descanso y la recuperación. Hay un tiempo de actividad y un tiempo de descanso (Licea et al., 2014). Cuando no se tiene en cuenta este proceso se predispone al escalador a lesiones, enfermedades o el dolor físico.
Claramente esto es aplicable a una salida de escalada en roca por un tiempo prolongado. Más aun suponiendo que no escalamos todos los días del año, o durante muchos días seguidos dentro de la semana. Periodizar los días de escalada y descanso te dará buenos frutos si quieres llegar a tu máximo. El no hacerlo probablemente te ira desgastando con el correr de los días y comenzaras sintiéndote débil en la medida que el tiempo transcurra.
Nota del editor (Gonzo)
Personalmente a quienes entrono, es especial a los que han llegado a alto grado, les planifico sus estadías largas en roca. Para un par de semanas o más es fundamental tener una secuencia de días de descanso. Esto parecerá algo rígido y sin sentido para lo que se puede llamar “vacaciones”, pero es precisamente este tipo de cosas las que hacen que disfrutes de principio a fin.
Ejemplo al revés. Mis amigos contaban como escaladores que iban y escalaban todos los días (como si la vida se les fuera en eso) su rendimiento iba bien la primera semana, pero después todo se transformaba en malas experiencias… dedos heridos, lesiones, cansancio mantenido, vías que se resistían y se hacían relativamente más duras. Y para muchos la respuesta era intentar escalar más, con lo cual más negro se ponía el camino. Algunos tenían de una semana a 10 días donde no solo rendía muy mal, también lo pasaban mal.

En general yo doy una fórmula que es la de 2e-1d-2e-1d-1e-2d, donde la e es escalada y la d descanso. Pero también en los días pares de escalada hay otra regla. El primer día es para proyectos o vías duras, y el segundo es para probar UNA sola vez el proyecto o para vías de mediana o baja dificultad.
Con esta fórmula he tenido escaladores que se han mantenido en el máximo de sus rendimientos pro casi 3 semanas.

El descanso es parte de la escalada, además que demuestra el control e inteligencia que puedes y debes tener en periodos largos en roca.
Debes ir preparado para descansar, llevar libros, programar caminatas o conocer lugares. Conversaciones largas y tendidas o simplemente ir a las zonas de escalada como mero espectador.
Si la ansiedad te domina y no puedes evitar descansar, pues ten claro que tu manera de enfrentar la escalada es errada y es una de las principales razones por la cual te estancas y no progresas como deberías.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA