Lesiones de hombro en escaladores – Capitulo 2

0
1861

Lesiones más frecuentes.

La escalada es un deporte con una alta incidencia de lesiones. Se puede encontrar gran número de estudios que señalan que el cerca del 75% de las personas que practican este deporte ha sufrido o sufrirán una lesión asociada al mismo. Al contrario de lo que se piensa, estas lesiones no se asocian a las caídas, sino a la sobrecarga crónica.

Para ver capítulos anteriores ver acá: cap1cap2cap 3

Las lesiones en escalada se podrían clasificar como agudas o por sobreuso.
Algunos estudios acerca de la incidencia de lesiones concluyen que dos tercios de estas son agudas, principalmente involucrando el tobillo durante las modalidades de boulder y en los famosos “vuelos” tras golpear los pies en la roca; por otro lado las lesiones por sobreuso que representan un tercio del total se dan en su mayoría en las extremidades superiores, particularmente en los dedos y hombros. Más del 80% de las lesiones y síndromes de sobrecarga se concentran en la parte superior del cuerpo. El 69% de los problemas son por síndromes de sobrecarga.
Por sobrecarga se considera a un esfuerzo repetido que provoca lesiones como la inflamación de los músculos y los tendones. Y por sobre-entrenamiento se considera a un entrenamiento severo y constante sin respetar los tiempos de recuperación adecuados, entre sus síntomas está el aumento de frecuencia de lesiones y un menor rendimiento.

Entre las lesiones más comunes están las siguientes:
Tendinitis del Supraespinoso:

El tendón del Supraespinoso es el más sensible del Manguito rotador. El tendón del músculo Supraespinoso pasa entre el acromion y los ligamentos Coracoacromiales, hasta insertarse en la cara superior del tubérculo mayor del húmero. Al realizar un movimiento brusco o repetido, el paso del tendón por la zona del espacio subacromial provocará un fenómeno de rozamiento, por lo que al abducir (separar) el brazo sentirás dolor.

Síntomas:

-Dolor en la región deltoidea y se puede irradiar al cuello y parte superior de la espalda llegando hasta el codo en muchas ocasiones.
-Dolor al separar el brazo del cuerpo lateralmente.
-Limitación funcional y disminución en la fuerza en las actividades de la vida diaria.
-Dolor al apoyar el tendón lesionado, por ejemplo al dormir sobre ese lado.
-Dolor Nocturno.

Tratamiento:

Consiste en la aplicación de medidas antiinflamatorias:
-Aplicación de hielo, por no más de 15 minutos en la zona
-Tratamiento farmacológico
-Reposo relativo
-Kinesioterapia, como ejercicios de fortalecimiento de la musculatura que compone el manguito rotador, trabajo propioceptivo, electroterapia, Masoterapia etc.

Tendinitis del tendón del Biceps:
El músculo bíceps braquial está ubicado en la región anterior del brazo. Se compone de dos tendones en la zona proximal (porción larga y porción corta) que unen el músculo al hueso a nivel del hombro y un tendón distal que lo une al codo. Este músculo participa en la flexión de codo, en la rotación del antebrazo que permite dejar las palmas de las manos mirando hacia arriba (movimiento denominado como supinación) y ayuda a estabilizar la articulación del hombro.
La tendinitis es una inflamación de la porción larga del bíceps, que habitualmente se presenta junto a otras patologías de hombro, siendo la más frecuente la lesión del manguito rotador. Lo más común es que el daño del tendón del Bíceps sea producto de actividades repetitivas sobre el nivel del hombro.
Síntomas:
-Dolor en la región anterior del hombro, que puede irradiarse hacia el brazo y tiende a empeorar con actividades sobre el nivel del hombro.
-Dolor súbito e intenso en la región proximal del brazo, a veces refieren un audible chasquido, equimosis (moretón) desde la región proximal del brazo hasta el codo, dolor, debilidad de hombro y codo y dificultad para rotar el antebrazo (supinación). Por retracción del músculo al perder su inserción proximal se produce una protuberancia sobre el codo o signo de Popeye.
-Cuando hay rotura del tendón bicipital a nivel del codo, se presenta un dolor súbito e intenso asociado a un proceso inflamatorio en la región anterior del codo, equimosis en codo y antebrazo y debilidad para flectar el codo y rotar el antebrazo. Por retracción del músculo al perder su inserción distal se produce una protuberancia en la región proximal del brazo.
Tratamiento:

-Reposo: evitando actividades sobre el nivel del hombro, levantar objetos pesados, uso de cabestrillo por un período corto, sólo si es necesario.
-Uso de medicamentos antiinflamatorios
-Kinesioterapia: electroterapia, trabajo muscular y propioceptivo.
El tratamiento de una tendinitis bicipital podría ser quirúrgico si el manejo conservador (no menos de tres meses) no logra bajar los síntomas, o si existen lesiones asociadas como una rotura del manguito rotador, patología que generalmente se asocia a la inestabilidad bicipital, por lo que habitualmente su tratamiento es quirúrgico.
El tratamiento quirúrgico (tenodesis) de una rotura del tendón bicipital proximal estaría indicado en pacientes que necesiten recuperar completamente la fuerza de rotación del antebrazo (supinación), como personas jóvenes y activas o algunos trabajadores manuales.
El tratamiento quirúrgico generalmente es artroscópico (pequeñas incisiones en el hombro dónde se insertan una micro cámara e instrumentos quirúrgicos pequeños).
Las opciones de tratamientos son:

-Desbridamiento: Resección del tejido inflamado o dañado del tendón.
-Descompresión: Liberación del tendón comprimido en su trayecto.
-Tenodesis: Resección de la zona dañada del tendón e inserción de su extremo proximal en otra ubicación.
-Tenotomía: Sección del tendón en su origen (produce el signo de Popeye. Se prefiere en pacientes mayores de baja demanda).
-Reinserción de la rotura del tendón distal. (El tratamiento de la rotura del tendón bicipital distal es generalmente quirúrgico, sobre todo en pacientes que no toleran la pérdida de fuerza de supinación del antebrazo. El procedimiento consiste en la reinserción del tendón a nivel del codo [radio])

Recuperación

El manejo post-operatorio siempre dependerá del procedimiento utilizado. El medico indica el uso de cabestrillo o inmovilizador de hombro por pocas semanas, antiinflamatorios y se inicia un programa de terapia física con el fin de ir aumentando gradualmente el rango de movimiento articular y progresivamente recuperando la fuerza.
Bursitis subacromial:
La bursitis Subacromial es una inflamación de la Bursa que cubre los tendones del manguito rotador en el hombro, que se ubican por debajo del acromion.
La función de la Bursa es de proteger del roce entre hueso y tendón, esta estructura contiene líquido en su interior. Cuando se inflama, aumenta el líquido dentro de ella y se comprime entre el acromion y los tendones del manguito rotador.
La inflamación de la Bursa subacromial se cree es secundaria al daño del tendón del manguito rotador. También por microtraumatismos, que aumentan su tamaño (segregan más líquido sinovial). Incluso por la forma que tenga esa zona anatómicamente (forma del Acromion), se puede favorecer esa bursitis. Las causas de la misma pueden ser un golpe, microtraumatismos o incluso por tener el deltoides muy potente (al trabajar cierra el espacio subacromial).
Síntomas:
-Dolor, normalmente leve, en la zona antero-superior del hombro, aumentando con la abducción o elevación del brazo sobre todo si es una acción repetitiva.
-También puede haber dolor sin movimientos.

Tratamiento:

-Reposo
-Antiinflamatorios
-Kinesioterapia

Desgarro total o parcial del manguito de los rotadores:

Las lesiones de los tendones del manguito rotador se producen por dos causas principales: traumática y/o degenerativa.
Las causas Traumáticas: se ven generalmente en pacientes jóvenes y están ligadas a actividades deportivas. Por un movimiento brusco que desplace la cabeza del húmero (como si fuera una subluxación) o por uso repetitivo.
Las de origen degenerativo: Habitualmente se generan en presencia de un pinzamiento entre el Acromion y la cabeza humeral. Cuando estamos en presencia de un Acromion ganchoso se genera roce en todos los movimientos de abducción de la cabeza causando un desgaste que generará una rotura del tendón, lo que es bastante más común en las lesiones degenerativas que en las traumáticas, por lo que se ve bastante en pacientes mayores.

Síntomas:
En el caso de ser traumática:
-Dolor ante la abducción del brazo y también en las rotaciones en la zona de lesión.
-Aumento de volumen en la zona afectada.

En la degenerativa:
Inflamación de todo el espesor del tendón o parcial, muchas veces no se nota superficialmente. Se percibe más bien en los movimientos y en algunas fuerzas donde es más claro el dolor.

Para diagnosticarlo es imprescindible realizar una resonancia.
Tratamiento:
-Antiinflamatorios
-Hielo en la zona, por no más de 15 minutos.
-Reposo
-Kinesioterapia
-La intervención quirúrgica, en casos de rotura total del tendón. Se reinserta el tendón, que iba adherido al hueso, a través de un implante llamado ancla, que es un tornillo metálico o reabsorbible que con un par de suturas se reinserta en la superficie ósea. La operación se hace con anestesia general.
Autores:
Klgo.Gabriel Araya Fuenzalida y Klga. Daniela Yañez Toro
Kinestesia
“Salud y Rehabiltación Integral”

DEJA UNA RESPUESTA