La mala visión y experiencia en el Mundial de escalada de Arco/italia

0
1447

DSC_0289Escrito por Eduardo Muñoz, uno de los representantes del equipo chileno juvenil en el mundial de Arco – Italia

Como todo en la vida, siempre existen dos caras de la moneda.
Está vez quiero referirme a lo que he llamado “el lado oscuro del rock junior”. Una especie de crítica idealmente constructiva, que sirva para exponer una situación, que si bien ya no tiene solución, puede servir de ejemplo para tener más cuidado con este tipo de cosas a la hora en que nos aventuramos a organizar un evento o campeonato de escalada.

Para los que no saben, el Rock Master de arco es un evento realmente grande. Su organización se tiene que hacer cargo de un sinfín de cosas ya que la cartelera de eventos y entretenciones para esa semana de celebración del evento es increíblemente grande.
Se destaca en este evento por sobre todas las cosas la celebración de la copa del mundo de dificultad de Arco, también está la premiación a los mejores atletas del año, una competencia de boulder invitacional (con escaladores de la taya de Gabriele Moroni y Jan Hojer), un family rock en donde participan familias en una  lúdica y divertida experiencia, hay fiestas en el centro de Arco, comida al interior del estadio, música, animadores…. un millón de cosas durante 6 días de evento. Dentro de toda esa tormenta de quehaceres está el Rock Junior U-14, campeonato organizado especialmente para pequeños futuros exponentes menores de 14 años que han de competir en las 3 grandes disciplinas de la escalada deportiva: Cuerda (lead), boulder y velocidad.
EL rock junior por si solo ya necesita un nivel organizacional tremendo. El tener 3 categorías, todas separadas por sexo y que además deben competir en las 3 disciplinas hace que sea una labor titánica el hacer que todo salga bien.
Es ahí donde aparece la objetividad, es decir, ¿Cuál es el límite que yo como consumidor de este evento voy a saber tolerar por detalles en la organización?
Claramente cada quien tiene un criterio diferente a la hora de evaluar el éxito de una competencia, pero hay cosas que en una media general perturban la paciencia de cualquiera.

Día 1. Boulder
Primeramente según bases este día sería la competencia de Boulder y velocidad, cosa que no fue así. La organización decidió dejar la velocidad para el día domingo, los motivos no fueron explicados ni de forma verbal ni por escrito. Está bien, ¿no? ¿Qué tanto drama podría sugerir eso? Bueno, ya verán más adelante que sí que significó un gran gran problema.
El sistema de competencia fue un invento horrible, una mezcla del sistema “americano” que tanto usamos en Chile para competencias más “informales” y  el sistema oficial de la IFSC, es decir: Los competidores tenían 5 bloques para probar durante 2 horas, con un máximo de 5 intentos por bloques. Es decir, potencialmente el escalador podría haber llegado a dar 25 intentos.
Antes de seguir, quiero poner un antecedente que es súper importante considerar a la hora de hacer los análisis que se tengan que hacer: Estamos hablando de la organización de un evento que lleva años haciendo esto, no son personas que están aprendiendo ni mucho menos improvisando. Y estamos hablando de una competencia que invita a gente de todo el mundo a que participen, no solo italianos.
En fin, ahí estaba la categoría femenina A que era la de las chicas más grandes. Entran un poco más de 51 niñas al mismo tiempo a dividirse 5 zonas de competencia con un Boulder cada una. El resultado: Un caos total. Para mí como entrenador, ver que mi alumna tenga que esperar 15 a 20 minutos para darle un intento a un Boulder me parecía impresentable. Pensaba de inmediato “cómo es que se les ocurre semejante sistema de competencia”. El resultado fue un fracaso, de un total de 25 intentos máximos Beatriz logró dar 8 a 9 pegues en 2 horas de competencia. De hecho, hubo un Boulder que alcanzó a probar solo una vez.
La situación era frustrante. Si bien es cierto habían un par de competidoras realmente fuertes que lograron encadenar los 5 bloques en cerca de 6 intentos, el 95% de las competidoras habrán dado como máximo 10 intentos.  Realmente no me pareció nada bueno.DSC_0547

Día dos: Ruta y velocidad.
Este día fue realmente un desastre. Al llegar al estadio cerca de las 9:30 am se nos informó que la organización había decidido que en vez de DOS rutas, que eran las que correspondían por categoría para la prueba de “ruta”, solo harían UNA.
A penas me enteré de esto fui de inmediato a hablar con alguien de la organización a presentarles mi desacuerdo.
Gracias a años de meter las patas hablando más de la cuenta y sin poder controlar mi impulsividad concentré todo mi poder ZEN y me dirigí a uno de los encargados en una difícil conversación en un inglés araucano italianizado. Argumentos fueron y vinieron, mi principal postura fue que la organización del evento no puede tomar este tipo de decisiones de un día para otro, que existen bases y que las bases se tienen que respetar, que nosotros veníamos de Chile y que de haber sabido que las cosas serían así, tanto del día de Boulder como de ese mismo día jamás hubiéramos venido. La respuesta que tuve fue: “O hacemos una sola ruta o cancelamos el rock junior”. Luego de eso mi inspiración ZEN simplemente se desvaneció y lo mejor que pude hacer fue darme la vuelta e irme. Estaba claro que las decisiones estaban tomadas ya, sin importar lo que pensaran los competidores y los cuerpos técnicos.

Los motivos del corte de la competencia fueron, según me dijo este sujeto, por lluvia ya que el día anterior efectivamente se había puesto a llover. Pero, por favor….yo estuve ahí, estuve en la misma ciudad que él mientras llovía y no llovió más de 20 minutos. Ósea, 20 minutos de lluvia a un muro techado en el cual se trabaja con 2 alza hombres gigantes…por favor… ¿Es esto una broma de mal gusto?

Recuerdo haber trabajado armando rutas en un universitario para el curso de la Feach de apertura “modulo ruta” en el CEO (Centro Olimpico) donde equipamos colgados de cuerdas en pleno invierno mientras llovía. Me va a decir este tipo que Arco, ¿Qué no lo puede hacer?

Otros decían que eran demasiados competidores y que tenían que acortar la competencia para que terminar a las 16:00 de lo contrario todo terminaría cerca de las 22:00.
Pues entonces, ¿quién les manda a dejar juntos los módulos de ruta y velocidad el mismo día? Estaba claro que era una mala idea. Siempre fue una mala idea.
A quien me dijo eso (porque mi pelea no termino ahí)  yo le dije “ningún problema, nos quedamos acá hasta las 22:00 hrs pero no me hiciste venir de Chile a quedarme con esto, nos es justo para nosotros como equipo ni mucho menos para nuestros competidores”.

En fin, no hubo caso. Las cosas se hicieron así….una sola ruta, todo o nada.
Importante destacar que la organización no fue capaz ni siquiera de desarmar las finales de la copa del mundo que habían quedado de la noche anterior, supuestamente por la súper lluvia apocalíptica, lo que terminó en la parte más vergonzosa: Las rutas se armaron esa mañana de forma improvisada. Es más, las rutas con suerte superaban la mitad del muro, ninguna de ellas paso por el techo, para que hablar de las rutas de las categoría mas chicas…estamos hablando de un pegue en top a una ruta de 8 metros.
Yo no podía creer lo que estaba viendo….me sentía completamente pasado a llevar, era una injusticia sin nombre el que le hayan dado tan poca importancia a la competencia de los más chicos.

Día 2: Velocidad.
Lo de velocidad ya fue un chiste, fue un solo pegue a morir, sin siquiera un intento de calentamiento o algo, a una ruta de velocidad improvisada en el mismo muro de velocidad oficial (donde se suponía que no sería la competencia de velocidad).

El resumen, o mi forma de resumir esta experiencia: Un total fracaso organizacional en donde sin duda se le dio mucha más importancia al mundial que a cualquier otra cosa, lo que me parece bien, me parece justo….un mundial es un mundial, pero eso no significa que se tenga que armar un evento tan  malo para las otras categorías. Si es que como equipo de organización no se cree que se pueda cubrir todo lo que se tiene que cubrir con una propuesta tan ambiciosa, pues entonces a aterrizar las ideas y sacar elementos. Como versa el dicho “el que mucho abarca poco aprieta”.DSC_0569

Me quedo con el sabor amargo de haber venido a vivir una experiencia que se suponía seria inolvidable por las cosas positivas, pero que la verdad me deja en gran medida muchos sentimientos amargos y que sin duda recordaré más por las cosas negativas.

Creo que no se puede jugar con este tipo de cosas. Creo que es una falta de respeto para todos los que viajamos, no importa desde donde, si al final aquí nadie te regalo el dinero, aquí no se le puede mandar la cuenta de los pasajes a la organización de Arco, aquí la cosa fue “o le gusta o se va” y bien callado.

Cómo dije al comienzo, creo que es importante que se entienda que, a la hora de proponer un evento, hay una serie de cosas con las que la gente cuenta y que pueden variar en cuanto a la satisfacción dependiendo de cada quien, pero las bases no se pueden modificar. Y bueno, que importante que es proponer un sistema de competencia que se ajuste a las circunstancias. En fin, para mí sería un agrado saber que la federación por lo menos envíe un correo dejando en claro la molestia de parte del equipo que, al final de todo, fue representando a un país y que lo mínimo que merece es una compensación moral, es decir, que la organización de arco tenga la decencia de pedir disculpas y asumir que las cosas se les fueron de las manos.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA