Pienso…luego escalo 4/6

0
1018

pienso-luego-escalo-42Estas a punto de encadenar la vía más dura que has hecho en tu vida. Es tu 10° intento y en el crux caes, nuevamente se te olvido la pequeña presa para pie que te daba el impulso para poder llegar a la toma buena, que estaba a la derecha y tu mirabas buscando a la izquierda…. Si te es familiar, creo que deberás saber que la escalada también es memoria.
Más de alguna vez te has fijado que en campeonatos tanto de boulder como dificultad los competidores salen a “leer” la vía, y mientras miran hacia el muro muchos de ellos hacen la gestualidad con las manos como si la estuvieran escalando imaginariamente.

Leer una ruta es un acto sencillo pero crucial para escalar una vía que NO se conoce, siendo uno de los actos preliminares de mayor importancia para no equivocarse, usar la mejor técnica posible, y administrar lo mejor posible la energía que usaras mientras subes.

Puedes ver las otras partes aca : art1 – art 2– art3 –art4

Si bien la lectura de una vía se usa principalmente en la escalada a vista, este acto debe ser llevado a cabo cada vez que escalas una vía que no has encadenado o que si lo has hecho es un grado límite.
Leer una vía no solo significa que presa va primero y cual después, también debe mentalizarse la correcta postura del cuerpo y donde irán los pies y adonde subirán en cada paso que se da. Si bien la gestualidad se hace la mayoría de las veces con las manos, la verdad es que debería mover la cintura, pies y centro de gravedad cada vez que se simula la vía en el suelo. Es de vital importancia sentir como se moverá tu cintura y que pierna deberás estirar para tal o cual agarre.

Una lectura adecuada facilita el saber donde ir y hará que logres saber que técnica usar en cada paso, donde descansar, donde apretar.

Pero lectura no solo es ir viendo la vía e ir descubriendo en tu cabeza como hacerla, debes sentir que la vía pasa a ser una secuencia establecida donde prácticamente deberás ir cual autómata subiendo sin descubrir donde sigue el siguiente paso. Si bien este es una situación muy difícil en roca o a vista, no olvidemos que la lectura es el acto para encadenar, independiente que la hayas probado un sinnúmero de veces.

Cuantos escaladores prueban una y otra vez vías a su alcance físico, pero fracasan, pues cada vez que la escalan se equivocan en los pasos, llegan cruzados en movimientos claves, se desgastan haciendo pasos mas fuertes de lo necesario, etc. Esto es una mala visualización de la vía y ya no por técnica, simplemente porque no se preocupan de memorizar la secuencia de pasos, cosa de que al ir escalando no sea necesario inventar cada vez que se ven afligidos.

Memorizar es un acto de esfuerzo mental, que en muchas ocasiones quita tiempo y aumenta las ansias de escalar. Es casi como volver al colegio y estar aprendiendo las tablas de multiplicar. Pero como todo en la vida su entrenamiento mejora el dominio de esta nueva destreza y veras que sin mejorar ni técnica ni fuerza, tu escalada trabajada subirá notablemente.

Un trabajo efectivo para esto es darte un par de minutos para leer una vía, y posterior dar media vuelta y realizar el mismo acto gestual que hiciste mientras mirabas la vía, pero sin ver las presas, solo recordando en un muro imaginario como y donde iban las pasos y como llevar el cuerpo. Tratar de no voltear a mirar, y si lo haces pensar que te has caído y comenzar todo nuevamente, es decir 2 minutos de lectura y volver a visualizar. Si te esfuerzas en este acto tan simple y pasivo, seguro al momento de escalar, notaras que la vía será parte de tu cuerpo y alma, no habrá sorpresas, recién ahora ya podrás focalizarte nuevamente en tu técnica y fuerza.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA