El Halcón atacó en Torrecillas

4
4204

2_peregrine-falcon-fastest-animal-attackA raíz de la polémica sobre el nido de halcones de estos últimos días, cercano a la vía microclima en la pared superior de torrecillas se me vino  a la memoria una experiencia vivida el año 96 justamente en Torrecillas. Aquí va el relato:

A las pocas semanas de haber equipado la vía “Tripi para dos” junto a Emilio Sierra, coordinamos con mi amigo Jim , un canadiense que vivía en Chile, ir a escalarla y disfrutar de un magnifico día en este maravilloso lugar.

Comenzamos a escalar en la placa de abajo  y cuando estábamos en la primera reunión escuchamos los gritos de un halcón posado en una reposera,  a la altura del tercer largo y a algunos metros a la izquierda. No le prestamos mucha atención hasta que llagamos a la segunda reunión, cuando el ave se puso más nerviosa, comenzando a volar con su grito característico y a rondarnos desde el aire. Fue en este momento que nos sentimos como unos invasores non gratos, pero eso no fue todo, aquí recién comenzaba nuestra pesadilla.

Partí guiando en tercer largo, un 5.9 run out de 35 mt con 4 chapas y, a los pocos metros ya el halcón pasó de rondarnos a literalmente ATACARNOS  cual avión de combate, viniéndose en picada contra mí y, a un metro de alcanzarme con sus garras, cambiaba vertiginosamente de dirección en el aire para ganar altura y embestirse de nuevo en picada incesantemente. La concentración y el disfrute de la escalada pasó a una sensación de sentirme de verdad en peligro por el daño que me podría hacer el ave, o por una caída que no estuviera presupuestada parado a 8 o 10 metros sobre mi último seguro. Como pude llegué a la tercera reunión, en la cumbre de la primera placa y comencé a asegurar a mi amigo Jim y a contemplar desde arriba un espectáculo que me dejó realmente perplejo. Si bien conmigo el halcón fue muy agresivo, con mi amigo no tuvo piedad. Desde que salió de la reunión del segundo largo hasta que llegó a la cumbre lo atacó y embistió una decena de veces, acercándose con las garras y gritando de una forma descomunal. Yo desde encima contemplaba este espectáculo y no lo podía creer, cuando Jim llegó como pudo a la última R estaba PALIDO y su rostro mostraba una cara de verdad de pánico por la situación que había vivido.General

Salimos rápidamente del lugar para dirigirnos  a la placa de atrás y ya no vimos más al halcón, con Jim discutíamos si estaríamos cercanos a un nido , pero definitivamente era sólo una terraza reposera donde las aves se paran a descansar y contemplar su territorio.

La Moraleja de esta historia es que si sabes que hay un nido de rapaces cercano a una vía de escalada NO LA ESCALES, sobre todo los halcones son muy territoriales y de verdad pueden llegar a ser muy agresivos. No creo que al punto de hacerte daño, pero el daño te lo puedes hacer tú mismo por una desconcentración o mala maniobra en un multilargo.

 

by Leo Songer escalador y uno de los que equipo en Torrecillas en los años 90.

COMPARTIR

4 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA